CPWalker, innovando en la terapia para personas con Parálisis Cerebral

La mayoría de las personas desconocen lo que implica la parálisis cerebral. Muchos asumen que se trata de una discapacidad intelectual que afecta la capacidad cognitiva de las personas con esta condición, pero se trata de una afectación muy distinta que, en la mayoría de los casos, sólo afecta la capacidad motora de las personas.

Se trata de una lesión durante la formación del cerebro, ya sea durante la etapa de gestación o los primeros 2 años de vida del bebé. No se conocen al cien por ciento todas las causas que pueden provocar este daño, pero una de las principales está relacionada con la falta de oxigenación del cerebro durante su desarrollo.

También es importante mencionar que no se trata de una condición degenerativa y puede presentarse en diversos grados y afectando a diferentes grupos de músculos. A pesar de que no se conoce cura hasta el momento, se ha comprobado que existen numerosas terapias y técnicas, para que las personas con parálisis cerebral recuperen parte del control sobre sus músculos y puedan ser más independientes.

Un caso muy sonado es el de RJ Mitte, un actor estadounidense que alcanzó la fama con su brillante interpretación de Walter Jr., un joven estudiante con parálisis cerebral, en la popular serie de televisión Breaking Bad. Hoy es el vocero de la campaña Inclusión de Artistas con Discapacidades en las Artes y los Medios de Comunicación (I AM PWD, por sus siglas en inglés), que busca acabar con los prejuicios en el mundo del arte y promueve la inclusión laboral en estos campos.

En un intento por mejorar la eficacia de las terapias para que niños y jóvenes con esta condición puedan mejorar su capacidad de movimiento, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto de Biomecánica de Valencia y el Hospital Niño Jesús han desarrollado una plataforma robótica llamada CPWalker.

CPWalker es un dispositivo que verifica que los movimientos de piernas y articulaciones de los usuarios sean los correctos y los suspende en el aire para que gradualmente puedan ir acostumbrándose a su peso. Los resultados hasta ahora han sido muy positivos y en algunos casos ha conseguido el mismo avance en los pacientes que las terapias convencionales, en la mitad de tiempo.

Si bien no se trata de una solución inmediata, este dispositivo sí permitirá abaratar enormemente los costos del proceso terapéutico, puesto que en la mayoría de los casos se requiere de varios especialistas y en este, sólo de uno que opere el aparato y verifique que el paciente realice los ejercicios de forma adecuada. Como consecuencia, muchas más personas podrían acceder a este tipo de tratamientos a un precio más razonable.

Este es otro avance tecnológico que tiene el potencial de transformar vidas. Pero es trabajo de todos apoyar la investigación científica e innovación tecnológica que busca mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Autor: Inklusion

INKLUSION pone a tu alcance soluciones de vanguardia que aseguran un entorno más accesible para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *