Braille, el código secreto de los ciegos

Será difícil encontrar a alguien que no conozca o, por lo menos, haya oído hablar del sistema de escritura braille. Pero no todos conocen de dónde nació, quiénes lo usan y para qué se emplea además de la lectura de libros.

En este artículo hablaremos de se este sistema, sus orígenes y cómo está siendo aplicado para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad visual.

Charles Barbier de la Serre era un militar francés obsesionado con la creación y decodificación de códigos con fines estratégicos. Esta pasión lo llevó a crear un sistema de escritura que sirviera para que los oficiales del ejército francés pudieran escribir por la noche y sin luz, con el fin de no revelar su posición. El sistema, apodado en ese entonces, “Escritura nocturna”, se basaba en una serie de puntos en dos columnas y seis filas, que por medio de presiones con un lápiz de tipo buril, se podían expresar letras codificadas, para luego ser leídas con sólo pasar un dedo por encima de estas y descifrar el mensaje.

Después de un tiempo, se percató de que su sistema podría servir también para las personas ciegas. Animado por la Real Academia de Ciencias de Francia, decidió presentar su sistema a la Escuela de Ciegos y Sordos de París, como una alternativa que permitiera a los alumnos con discapacidad visual leer y escribir de forma rápida.

El director de escuela hizo a un joven de 13 años, llamado Louis Braille, probar el sistema. Braille lo consideró un método apropiado y eficiente, por lo que la escuela lo adoptó como el nuevo sistema de enseñanza. Más tarde, lo simplificó a como lo conocemos hoy en día: con sólo seis puntos (en dos columnas y 3 filas).

A lo largo de la historia, este sistema ha mejorado la vida de millones de personas en el mundo y lo sigue haciendo hoy en día. Pero, al contrario de lo que se cree, no todas las personas ciegas llegan a aprenderlo. Incluso personajes famosos que perdieron la vista, nunca llegaron a aprenderlo. Un ejemplo es Jorge Luis Borges, quien dijo en una entrevista:

“Estoy ciego, la mayoría de mis contemporáneos han muerto; soy un hombre tímido y desde el año 55 ya no puedo leer, tengo que recitar cosas que se me ocurren… ¡Yo no sé cómo no aprendí el sistema braille!”

Actualmente, y cada vez con mayor frecuencia, es común encontrar productos, placas en edificios, cajeros automáticos, billetes y transporte público con leyendas en braille que proporciona información clave, necesaria evitar problemas por la falta de visión. Pero curiosamente, el aprendizaje del sistema va en declive.

La tecnología le está pisando los talones al sistema braille y, aunque sigue siendo el método más eficiente de lectura y escritura para las personas ciegas, las nuevas generaciones están volteando a otro tipo de soluciones más modernas como lectores de página (voice over) o el dictado de voz electrónico.

Es un misterio lo que ocurrirá en un futuro y si el sistema de lectura y escritura braille será sustituido por algo más práctico. Pero, por lo pronto, no está de más aprenderlo si tienes o eres proclive a desarrollar discapacidad visual.

Autor: Inklusion

INKLUSION pone a tu alcance soluciones de vanguardia que aseguran un entorno más accesible para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *